domingo, 16 de octubre de 2011

Tributo a “La naranja mecánica”. Joroschó



Como todas las semanas, me hallaba nuevamente con el silaño de no construir meselos suficientes para escribir algo bien joroschó. Algo de lo que no se smecaran mis duchos lectores cuando smotaran el blog y se encontraran con esta vesche tan extraña.

Me encontraba de nuevo en este mesto, con la ya starria costumbre de videar qué pondría. Y se me ocurrió que este odinoco Narrador, Don SOS, era un sectario más. Como los católicos visitan todos los domingos el domo de Bogo para escuchar lo que el chaplino tenía para scasar. Como los málchicos iteaban a la cancha para crichar hasta volver rojos los gorlos por sus equipos de fútbol y, entre jugada y jugada, aprovechaban para crastar algunas golis, manguear algunos cancrillos y cuperar algunos choris grasños. 

También este, su starrio Narrador, tenía un culto semanal de cual no podía ucadir. Tenía un compromiso. ¿Con quién? ¿Con sus drugos del blog? ¿Con las débochcas y chelovecos que entran a smotar? Seguramente. Pero ya no contaba con historias de nasdat, de cuando quedaba pianitso después de pitear unas cuantas cervezas y tenía que lidiar con schutos militsos. Claro, nosotros no tolchoqueabamos a nadie, no eramos chelovecos de la ultraviolencia, no. Pero iteabamos en schaica como tantos otros liudos que sí cargaban con usys, britbas y nochos. Esos sí eran besuños de la ultraviolencia, y había casos donde se sabía que habían llegado al unodós unodós. Muy málchicos, maluolo, no joroschó, no.

Como escaseaba de rascasos decidí goborar estos slovos realmente joroschó para homenajear el trabajo de Anthony Burgess, La naranja mecánica, y su lenguaje nasdat, el cual ustedes, estimados drugos, podrán videar a continuación, como referencia para ponimar este texto besuño.


¡Gracias besuños drugos, Bogo sea con ustedes!


GLOSARIO NASDAT usado en este post:

 besuño: loco
 Bogo: Dios
 britba: navaja
cancrillo: cigarrillo
crastar: robar
crichar: gritar
cuperar: comprar
chaplino: sacerdote
cheloveco: individuo
débochca: muchacha
drugo: amigo
goborar: hablar, conversar
goli: unidad de moneda
gorlo: garganta
grasño: sucio
gronco: estrepitoso, fuerte
itear: ir, caminar, ocurrir
joroschó: bueno, bien
liudo: individuo
málchico: muchacho
maluolo: mal, malo
meselo: pensamiento, fantasía
mesto: lugar
militso: policía
nadsat: adolescente
nocho: cuchillo
odinoco: solo, solitario
pianitso: borracho
pitear: beber
ponimar: entender
ptitsa: muchacha
rascaso: cuento, historia
scasar: decir
schaica: pandilla
schuto: estúpido
silaño: preocupación
slovo: palabra
smecar: reír
smotar: mirar
starrio: viejo, antiguo
tolchoco: golpe
tolchoquear: Golpear
unodós: cópula, copular
usy: cadena
vesche: cosa
videar: ver

8 comentarios:

  1. Falta definir "domo". Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Por contexto igual quedaba claro. Era "per codere", nomás :D

    ResponderEliminar
  3. Me "per coderaste" relamente joroschó, cheloveco.

    Por Bogo Santo!! ;)

    ResponderEliminar
  4. Es evidente que mi escasa lucidez me impide lograr el nivel de sus relatos..., o simplemente será que soy un fantasma demasido añoso.
    Hoy pese a la pesadez de mi incosistencia, logré enderzarme y pasar por la pantalla de su espacio de relatos.
    Si usted o sus lectores, tienen tiempo les contaré una historia poco creible y muy aburrida, pero real.
    En los años de mi vida auténtica, solo hice lo que entendía que se debía, luego lo que podía y hoy tan solo puedo espiar lo que hacen los demás.
    A simple vista parece intrascendente, pero aunque no lo crean, no me importaba no hacer, porque me la pasaba haciendo.
    No comprendía la importancia del juego, porque siempre siempre estaba muy ocupado. Hoy que me sobran las horas y vaya a saber cuántas ni hasta cuándo, aún no percibo el valor del juego.
    Finalmente, me he jugado la vida... y se me pasó volando.

    ResponderEliminar
  5. Suena fuerte Don...

    Lo único que entiendo es que el valor del juego, de lo lúdico, es que una de las cosas que nos completa como humanos, y si no lo encontramos supongo que nos sentiríamos bastante vacíos.

    Con respecto a que la vida se le haya pasado volando, no se preocupe, entendería que eso nos va a pasar a todos, tarde o temprano.

    Cito una frase textual de O GAUCHO:

    "Há duas vélhices: a do corpo que trazem os anos, e a da alma que deixam as desilusoes"

    Traduciendo: "Hay dos tipos de vejez: la del cuerpo que trazan los años y la del alma que dejan las desiluciones".

    Que la segunda no lo encuentre con los brazos caídos!

    Abrazo

    ResponderEliminar
  6. Novela O Gaucho de José de Alencar

    ResponderEliminar
  7. Sobre vivos y no tanto, existen muchas versiones, están los que viven por sí, los que lo hacen de a pares. Estos últimos, a tal punto que luego no distinguen quien es quien de la pareja. Sean estas amorosas, laboriosas u ociosas.
    La experiencia me ha demostrado que en algunos casos la simbiosis es tal que casi no se distingue un cuerpo de otro. Al hablar, lo hacen repitiendo el pensamiento del otro, sin recordar tan solo cual era el propio minutos antes.
    Esa Don Sos, también es otra forma de desaparecer..., serán esos nuevos fantasmas???
    con vida y sin ilusiones...

    ResponderEliminar